Create an Account

Nuestro olivar

Ponemos especial atención en los cuidados de nuestro olivar (suelo y olivos) para mantener su normal crecimiento y buena producción.

El clima y la localización le proporcionan el oxígeno, la luz solar, la temperatura (tiempo de frío) el agua y los nutrientes naturales, como el nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, azufre, hierro, manganeso, cobre, cinc, molibdeno, boro y cloro, necesarios para el correcto desarrollo del olivo. Aunque, además, en ciertas áreas, ayudamos con riego programado y/o abono (tanto por la raíz como por vía foliar)

Analizamos y observamos el perfil del suelo de cada zona del olivar a lo largo del año: su aspecto físico, textura, presencia de piedras, estructura, porosidad, capacidad de almacenamiento de agua, densidad, consistencia, color, temperatura, materia, reacción, salinidad, cantidad de microorganismos… porque nos es muy útil para mejorar la toma de decisiones sobre el mismo olivar y la campaña en general.

Nuestro sistema de suelo es de laboreo bajo el olivo y de no laboreo en las calles. Tenemos en cuenta cómo influye el laboreo en la producción del olivo y en el medio ambiente, según aspectos tan diferentes como:

– La absorción del agua y su conservación, por el aumento/disminución de la humedad en el suelo;

– La degradación de la estructura general y la disminución/aumento del riesgo de erosión del mismo;

– La disminución/aumento de la materia orgánica o de los residuos vegetales/animales frescos, en descomposición o descompuestos, y con ello la ganancia/pérdida de nutrientes;

– La facilidad para contraer enfermedades, según sus propiedades absorbentes;

Y, como no, lo que influye en la determinación de la calidad de nuestro producto final: aceituna sana, nutritiva y fresca.

Tenemos una zona del olivar en sistema intensivo. Los olivos, de un solo pie, quedan aislados colocados en marcos de 7×5 metros con una densidad de 150 árboles por hectárea, con calle o pasillo ancho de 7 metros, siendo la vida útil de las plantas superior a los 40 años.

Está dotado de riego por goteo y así está dispuesto para facilitar la recolección mecanizable, con buggies; facilitar el control, nutrición y poda; no herir a los árboles durante la campaña de recogida.

Otra parte pequeña de nuestro olivar está dispuesto en sistema superintensivo, no apto para muchas variedades de aceituna, pero que está dando muy buen resultado con la nuestra, Picual. Consta de hileras de olivos muy jóvenes con disposición en seto, de densidades de entre 1000-2000 árboles por hectárea.

La separación entre olivos es entre 1,25-1,5m, con calles de 4m. La vida útil de las plantas es de unos 15 años, por lo que transcurrido ese periodo vamos renovando las plantaciones. Está dotado de riego automático y es de recolección mecanizable con cosechadoras.

Back to Top